Please enter your e-mail address. We will send your password immediately.

¡Llegó el día! Después de varias semanas de preparación personal para darle la bienvenida a la vacuna de #Pfizer a mi cuerpo, hoy agradezco y bendigo la posibilidad de vivir en Estados Unidos donde en situaciones como estas, la velocidad de tener ya hoy abierta la vacunación para cualquier ciudadano, es un logro mayúsculo. Confieso que desde que empezó esta pandemia he sentido que la mejor de las vacunas es una vida de alta conciencia y desde la alta vibración del amor. Soy de los que siempre escoge estar meditado antes buscar estar Medicado. Sin embargo, nuestras acciones hablan de nuestra congruencia y por responsabilidad social aún con un sistema inmunológico bastante óptimo y una salud muy robusta, somos todos parte de una única humanidad y la misión es crear salud para seguir soñando, riendo y construyendo en absoluta certeza de que... ESTO TAMBIÉN PASARÁ . Además de la vacuna de la ciencia, ya antes me había puesto la vacuna contra la desesperanza y esa además de ser gratis, es sagrada, es enviada por Dios y es la gratitud como disciplina de trabajar nuestra alegría endógena y no esa alegría reactiva que siempre responde a algo que nos pasa. Con gratitud por el hoy, firmamos el pacto con la vida que nos mantiene vibrando alto. A dormir bien, meditar, comulgar con la naturaleza, orar, hacer el amor al viento y bailar con las nubes para energizar el cuerpo. Dios es amor, hágase el milagro. 🙏🏻🙏🏻🙏🏻