Please enter your e-mail address. We will send your password immediately.

Oro por el derecho individual de hallar la felicidad donde quiera que se encuentre, oro para que nos veamos con los ojos de la misericordia y la gracia, oro para que en las pruebas no nos falta la paciencia y la valentía, oro para que los enceramos reciban la fuerza, la vitalidad y la Fe para el combate de recuperar la vida sana que todos queremos, oro para que Dios sane aquello que el hombre no sabe sanar, oro para Dios levante y fortalezca a la familia sufriente y derrame en todos los hogares el aceite de la consolación, oro para que tu vida se cubra por el espíritu de la esperanza y te ilumine el angosto camino de la ansiedad, oro para que el último gramo de valentía que te queda se multiplique y te auxilie a transitar el oscuro camino del terror, oro para que el eterno desencadene y derrame su gracia en toda la humanidad, oro presentando mis penas y vergüenzas solicitando el consuelo al que la cruz no pudo matar, oro para tu sufrimiento se transforme en Estrellas y bendición y dicho dolor sea tarde o temprano un instrumento de salvación para todos los que sufren en la era vulgar del YO, oro para que Dios cambie el corazón de los líderes de este mundo y así actúen desde el amor y no desde la conveniencia y sólo así sea leales a la verdad, oro para que la sabiduría de los ancianos sea respetada en cada hogar y reboce sobre los más jóvenes, oro y oraré todos los días mi vida. Que mi padre bendiga a cada persona que haya leído esto, que cubra tu vida, tu familia, tus lagares, tus salidas y entradas hasta que sea el día te tú partida. ¡Selah! #danielhabif #inquebrantables #oro
Bajo el cielo nada es para siempre, pero sin duda aquello que cuidas dura más. Estamos en momento donde es más fácil tirar que componer. Un momento donde el amor es un laboratorio de pruebas y si no te dan lo que quieres te vas. Hay quienes luchan más por sus negocios que por sus familias, hay quienes hacen todo por sus parejas pero no hacen nada con sus parejas. Casi imperceptible pero abismal es la diferencia que hay entre vivir para amar y vivir del amor. Para rehabilitar un corazón y un matrimonio se necesita de absoluta disposición y paciencia, de entrega bilateral y de dosis masivas de amor, es la recuperación de un paralitico emocional. A pesar de haber vivido la terrible y angustiante separación de mis padres, no permití que su ejemplo definiría mi forma de ver el amor, la lealtad y el pacto. Me anticipé más bien dicho a no permitir que la cizaña creciera y ahogar mi matrimonio. Siempre he creído y buscado la manera de darle la vuelta, de destruir o saltar cualquier muro que se interponga entre mi esposa y yo durante nuestros 20 años juntos. Decidí conquistarla 31 veces al mes. Creo en una pareja que dentro de los parámetros más elementales de la dignidad tiene la capacidad de navegar todo tipo de mares, tormentas, desiertos y paraísos, y que cualquier problema que exista por más grande e irreparable que parezca, si Dios entra en la ecuación y ambos ponen todo el empeño, el final será perfecto. Esa cirugía celestial dura un segundo, aunque la reparación será una victoria de procesos y no de un solo evento. Oro porque cada una de las parejas sea forjada en las manos del Dios, oro para que nunca te enamores de alguien que te aleje De Dios, oro para que te vuelvas a enamorar con todo tu ser, oro para que te pierdas en Dios y quien quiera encontrarte tenga que buscarte ahí. #danielhabif #inquebrantables
Delante de nosotros crece la tendencia hedonista de nuestra sociedad que confunde el significado de la felicidad y el placer. El "ser feliz" desde tiempos primitivos es un tópico tan recurrente que explicarlo es uno de los retos más complejos de cualquier disciplina. Desde tiempos Socráticos se decía que para "alcanzarla" no podemos pensar en recompensas externas sino enfocarnos en el mundo interno. En similar línea Aristóteles y Platón decían que dependía de nosotros mismos y no de los demás. Sin embargo, la ciencia también ha explicado como los circuitos neuronales que se activan en la felicidad son distintos a los de la experiencia del placer. Si te haz confundido entre felicidad y placer, no eres el único. El asunto está en que tenemos siglos poniendo cifras a una esencia que no viene en un formato que se pueda medir. El reto consiste en decidir qué nos alegra, lo cual tiene un sustento inequívoco en la gratitud. Una analogía pudiera realizarse con la diferencia entre emociones, que son ardientes pero transitorias, y los estados de ánimo, que son duraderos pero moderados. Nada de esto tiene que ver con una visión romántica o inocente de ignorar de cuánto nos pueden doler los contratiempos, sino de aceptar que la felicidad no depende de complacencias primarias. Esta visión aplica para las personas y para las organizaciones, que también son capaces de transformar su percepción. En mi caso, yo prefiero el gozo y el gozo al que me refiero es una sensación que supera lo carnal, aquel que se origina de un acto consciente pero sobre todo divino. La clave está en encontrar el gozo en lugar de una búsqueda de la felicidad en sí. Y ese gozo siempre, termina con la paz que solo provoca DIOS. #danielhabif 🎥 @alegriacorp @lalo_yaha @alejandroolarte